De odios y admiraciones


¿Alguna vez se han puesto a pensar las razones por las cuales odian a alguien?, aclarando que cuando digo odiar, no quiero decir guardar rencor, o sentir aquel fuego que te consume y sólo te hace daño, me refiero a la incomodidad que puede generar una persona.

En mi caso, odio personalidades.

Odio las personas con una visión en túnel. Aquellas que no puede ver  más de lo que su pequeño universo les permite ver. Las que nunca se preocupan por aumentar esta  visión casi nula, sino que, pasan por la vida juzgando a las personas que están fuera de su campo “visual”.

Odio a las personas que prefieren una mentira, en función de un placebo, en vez de la verdad, que usualmente suele ser fea e hiriente. Las que prefieren a un amigo que les mienta y los haga sentir bien mientras se dirigen al abismo, que a uno que sea sincero y pase por molesto, que los mantenga en la ruta. A las que dicen estar preparadas para escuchar la trasparencia de un alma, pero que a la primera palabra que muestra la realidad de ésta,  se retractan, juzgan, y se alejan.

Para continuar leyendo, clic en MORE.

Odio las personas que en ausencia de una personalidad propia, absorben la de otra (s) personas, y odio mucho más aquellas que son víctimas de esta conducta. ¿tan difícil es encontrar una personalidad propia?

Odio las personas que nunca dejan ir. Aquellas que pasan por la vida recordando, evocando, viviendo en un pasado que no existe. Las que viven aferradas a una realidad que sólo habita en su mente. LAS QUE NO SABEN PASAR UNA HOJA, CERRAR UN CAPITULO.

Odio las personas que pasan por la vida sin tomarse la molestia de darse cuenta que la mente como bien lo decían los filósofos empiristas, es una tabla rasa, la cual debes llenar de conocimiento, experiencias, vivencias e ideas no solo tuyas, sino del mundo que te rodea. Esas personas son las que llegan a la mayoría de edad y siguen creyendo en Papá Noel, siendo esta una metáfora salida de los cabellos, pero que explica a cabalidad la clase de pensamientos que acompañan a estas personas aun luego de estar ya bastante tiempo en este planeta.

Pero así como tengo suficientes odios, también hay tipos de personas ante las cuales solo me quito el sombrero.

Admiro a las personas que saben de dónde vienen, quiénes son, y para dónde van, aún cuando estas cosas no van de acuerdo a mi forma de ver el mundo. Las que viven persiguiendo propósitos, aunque estos solos sean válidos en sus mentes y tal vez nunca los consigan.

Admiro a las personas que se atreven a gritarle al mundo que ¡NO TIENEN QUE SER COMO ELLOS!, que no tienen que pensar como ellos piensan, ni vestir como ellos lo hacen, los que se atreven a innovar en cosas que se consideraban perfeccionadas. Las que día a día buscan ser únicos y así aportar al mundo algo diferente.

Admiro a las personas que disfrutan los que hacen, los que se atreven a dejar un salario considerablemente grande en un trabajo que los hace infelices por uno humilde queles provee todo lo contrario, felicidad. Éstas son las personas que se destacan en las diferentes áreas de la vida.

Admiro a personas como mi madre, que sostienen una familia, que tienen la capacidad de mantener la carga psicológica de una familia entera y aun así permanecen en sus cabales. Las que dan fortaleza en momentos difíciles. Que sacrifican lo que son, por aquellos que apenas buscan ser. Las que no les molesta quitarse el pan de la boca para alimentar a sus hijos. Las que sacrifican noches enteras para que su familia pueda dormir bien. En síntesis, las personas que mueren a sí mismas por aquellos a quienes aman.

Admiro a mi padre,  que sabe para qué vino a este mundo y qué hará hasta el día de su muerte. Que no se deja vencer por los revéses de la vida, y que renuncia a todo lo que tiene por servirle a su Dios. Que hace de  los problemas de los demás, suyos . Personas como éstas son las que necesita el mundo.

Por último, admiro a las personas que no le temen al amor, porque aun consientes del riesgo que se corre, van directo al dolor, pero también,  directo a la felicidad.

Daniel Guerrero, 2009.

Anuncios

Un comentario en “De odios y admiraciones

  1. cual de las personalidades soy oh maestro..?? por que no soy tu padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s